Tuesday, January 29, 2008

Su Historia

Fue un 13 de agosto de 1878 cuando en la capital de Honduras vio la luz el Colegio Nacional de Segunda Enseñanza, hoy Instituto Central Vicente Cáceres. Un fuerte cañonazo se hizo escuchar en la Tegucigalpa de aquella época y en un ambiente protocolario, con la presencia del entonces presidente de Honduras, el doctor Marco Aurelio Soto, y el ministro de educación, doctor Ramón Rosa, el sistema educativo nacional veía nacer a una de las instituciones que hoy constituye uno de los más emblemáticos centros de enseñanza secundaria del país.

LA HISTORIA
El instituto Central Vicente Cáceres es la insignia de los estudiantes capitalinos, orgullo de los hondureños y cuna de ilustres personajes. Desde su fundación hace 129 años ha experimentado una serie de cambios, que van desde su nombre, hasta las sedes en las que ha funcionado. “Nació con el nombre de Colegio Nacional de Segunda Enseñanza, y funcionaba en la plaza La Merced”, explicó el profesor Fredy Valladares Ponce, ex alumno de ese colegio y maestro del Central desde hace 40 años. “A partir de 1933, durante la administración del general Tiburcio Carías Andino, pasó a llamarse Instituto Central Normal de Varones”, continuó el catedrático, quien es el mentor de más antigüedad en el instituto.
En 1969 deja de llamarse Instituto Central Normal de Varones y se convierte en Instituto Central Vicente Cáceres, en reconocimiento a la magna labor de un ilustre maestro de generaciones que fue director de ese colegio y marcó lo que el profesor Valladares considera como “la época de oro del instituto”.

CUNA DE ILUSTRES
“Hablar del Central es hablar de Tegucigalpa, es hablar de la educación, es hablar de la historia de Honduras”, expresó con orgullo el actual director del Vicente Cáceres, Roberto Ordóñez. Y es que durante los 129 años de existencia, este colegio ha dado a luz profesionales como el ex presidente Carlos Roberto Reina, Roberto Bográn y Roberto Gálvez Barnes, hijo del ex presidedente Juan Manuel Gálvez. Así mismo, fueron estudiantes del Central reconocidos intelectuales como Hugo Noé Pino, Juan de Dios Paredes, Ramón y Rubén Villeda Bermúdez y el músico hondureño Víctor Donaire, entre otros. Por si fuera poco, el Central fue declarado Patrimonio Nacional mediante decreto del Congreso Nacional, no solo por ser una institución con más de un siglo de trayectoria, sino por ser la cuna donde se forman los profesionales de ayer, de hoy y de mañana.
EL CENTRAL HOY
Actualmente, el Central cuenta con nueve edificios académicos que encierran unas 163 aulas donde recibe clases una población que sobrepasa los nueve mil estudiantes. “Somos una institución valuarte de la educación nacional”, continuó el director. “Aquí tenemos cosas interesantes, y aceptamos que se nos tome en cuenta por lo malo que hacemos, pero también es justo que se nos tome en cuenta por lo bueno que hacemos”.

CUNA DE TALENTOS
Entrar en sus aulas y pasillos es escuchar “La chica del Central”, esa famosa melodía del ex estudiante centralista Roberto García que es uno de los emblemas de la institución. Y es que el colegio es un semillero de artistas. La marimba “La niña del Central”, formada por más de 70 estudiantes y dirigida por el profesor Hipólito Laboriel, es una prueba de ello, sin olvidar su banda de guerra, que es una de las más esperadas de los desfiles del 15 de septiembre.Pero no todo es música, ahí el deporte forma parte de la agenda estudiantil que le ha significado trofeos nacionales e internacionales al colegio. Pero sin duda el mayor orgullo es ocupar los primeros lugares en las olimpiadas de Matemáticas que se celebran anualmente a nivel centroamericano. Hoy el Instituto Central Vicente Cáceres, sus más de 300 maestros y toda su comunidad estudiantil celebran con bombos y platillos, 129 años de fundación.

1 comment:

yizel said...

actualicen esta pagina y agregen el emblema del central que me parece que es lo primero que deberia estar en una pagina de un instituto.